Un líder para la crisis

From left to right. British Prime Minister Cle...

El “Premier” Clement Attlee, en una foto menos conocida, con Truman y Stalin. Conferencia de Potsdam,1945. (Photo credit: Wikipedia)

Winston Churchill, el escritor, el político, el soldado, el gigante, perdió las elecciones poco después de haber dado la victoria al pueblo británico en la Segunda Guerra Mundial. Le sucedió, como es sabido, el laborista Clement Attlee, que instauró el régimen del bienestar en el Reino Unido, concedió la independencia a la India y abandonó Palestina. Ambos están considerados como dos de los mejores políticos británicos modernos.

Se ha tratado en España durante la pasada semana de quién debe ejercer y cómo el liderazgo para sacar al país de la crisis. Lo que sucedió con Churchill significa, a mi juicio, que cada época requiere un tipo distinto de liderazgo. A veces es necesario galvanizar al país, insuflarle brío, recobrar prestigio. Otras es necesario el perfil bajo, la discreción, la piedad probablemente.

Un líder español que, en un arrebato visionario propusiese gastar de nuevo 15 mil millones de euros en un plan keynesiano abocaría al país a la bancarrota; si otro líder, igualmente arrebatado, actuara imprudentemente, por ejemplo, en Cataluña podría provocar un incendio. En España las condiciones actuales requieren un liderazgo basado en la prudencia, el espíritu reformista y la ley como línea infranqueable. Creo que es lo que hay y que esto, además, tiene el apoyo de mucha gente.

Por otra parte, como sostuve en «En defensa de los eurócratas», los países de la Unión Europea han delegado muchas competencias a «Bruselas», tal vez para protegerse de las genialidades de sus propios políticos. Esta circunstancia resta brillo a los líderes nacionales, que se difuminan en los premiosos Consejos Europeos, y podría asimismo explicar el fenómeno de la ausencia de líderes en la Europa actual. Que no quiere decir que sea una cosa mala. En calquier caso, el ámbito propicio para engendrar un liderazgo de dimensiones churchilianas no son ya los Estados, sino la propia Europa. ¿Se imaginan a un español líder carismático de la Unión Europea?

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s